Los sistemas de clasificación en BIM

Publicado por

Los sistemas de clasificación traen el orden a la información que se maneja en el BIM. Vamos a ver qué son y algunas de las ventajas que tiene su adopción en un proyecto.

La información en BIM

BIM es una metodología de trabajo colaborativo aplicable a cualquier construcción y durante todo su ciclo de vida. Entre otras cosas, se trata de compartir la información del proyecto entre todos los grupos de interés, con lo que se consiguen notables ahorros en horas y errores al pasar datos de unos agentes a otros.

En las típicas gráficas que representan los ciclos del BIM, en el centro se sitúa la información, y cada agente tiene que introducir la información de su responsabilidad. Y quien necesite la información, y tenga autorización para ello, tiene que poder leerla. La idea es que cada dato sea capturado en cuanto se generado por su responsable y que no haya que volver a escribirlo salvo actualizaciones. De esta manera se consigue:

  • ahorrar tiempo de introducción de datos
  • evitar errores
  • mantener la autoría del dato

A poco grande que sea la construcción objeto del BIM es evidente que la información es mucha, de muy diversos orígenes y para muy diversos fines. Para que esté organizada es para lo que se usan los sistemas de clasificación.

Qué son los sistemas de clasificación

Los sistemas de clasificación sirven para poner orden en la información del BIM. Y se ordena para que:

  • quien tenga que introducir un dato sepa dónde y cómo introducirlo
  • quien necesite un dato sepa dónde y cómo obtenerlo

Un ejemplo de sistema de clasificación es lo que aplican en los supermercados para colocar los productos, obviando por supuesto los temas de merchandising. Esto nos permite localizar fácilmente nuestra leche favorita, que estará en la zona de lácteos y con las de su mismo contenido en grasas.

Sistema de clasificación
Sistema de clasificación en un supermercado

Ventajas de los sistemas de clasificación

La ventaja fundamental de los sistemas de clasificación es la que indicábamos al principio, y es que introducen orden en el BIM. Una vez organizada la información es más sencilla su gestión.

Los sistemas de clasificación traen el orden al BIM

El sistema de clasificación aplicado a un proyecto en BIM va a establecer un lenguaje común entre todos los agentes participantes, de manera que todos podrán localizar fácilmente un tipo de componente determinado, o saber qué elementos forman parte de un sistema. Las puertas de paso de madera lacada serán puertas de paso de madera lacada para ingeniería, el cliente, el departamento de compras, … y cuando se haga una búsqueda aparecerán todas. Y no aparecerá ningún elemento que no sea una puerta de paso de madera lacada.

Los sistemas habituales de clasificación tienen una jerarquía que permite hacer agrupaciones de elementos de manera que, por ejemplo, las cimentaciones, columnas, vigas y forjados de un edificio forman su sistema estructural. Seleccionando el sistema estructural se obtienen todos los elementos que lo forman, de manera que se pueden por ejemplo obtener las mediciones completas de elementos de hormigón.

Algunos ejemplos

Son múltiples los sistemas de clasificación que se han desarrollado en diferentes países. Entre ellos tenemos:

Hay una comparación entre ellos en el artículo A Comparison of Construction Classification Systems Used
for Classifying Building Product Models de la ASC (Associated Schools of Construction)

Aparte de estándares como tal, a nivel internacional tenemos la ISO 12006-2:2015, que proporciona una base sobre la que se desarrollar sistemas de clasificación que, al compartir el origen permiten organizar interoperabilidad más fácilmente entre ellas.

Recomendaciones

Es altamente recomendable utilizar un sistema de clasificación por las ventajas que aporta. Y para aprovecharlo al máximo se debe cumplir:

  • hay que adoptarlo cuanto antes en el proyecto
  • debe aplicarse en todas las fases del ciclo de vida del BIM
  • debe ser el mismo para todas las fases del ciclo de vida del BIM
  • tiene que ser flexible para que se puedan añadir elementos con facilidad
  • tiene que ser intuitivo de manera que no haya dudas a la hora de introducir y leer datos
  • no debe contener capítulos como “varios” que dificultan notablemente su funcionamiento

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.